Saltar al contenido

Pareja: Gestión del espacio personal.

“Que tal estás, como llevas lo de ser padre?

Bueno, estoy muy contento, pero hecho de menos tiempo para mí”.

Este es un comentario que me encuentro habitualmente, y que también se trabaja en algunas sesiones. Vamos a ver cómo la CNV nos puede aportar herramientas útiles que tengan como objetivo el uso y disfrute de nuestro espacio personal.

Cuidar de este espacio propio es muy importante, ya que me va a permitir realizar actividades aportándome beneficios reales a mi vida diaria. En consecuencia, éstos beneficios van a repercutir en el ámbito familiar de manera positiva.

Podemos empezar por chequear la actividad que quiero realizar. Con preguntas tipo; ¿cómo me siento con respecto a ella?, ¿cubre necesidades que para mí son vitales?. Para muestra un botón; Cuando hago ejercicio me siento más vital, más animado y noto la cabeza más despejada. Los últimos estudios en neurociencia ya nos confirman los que nos aporta cuando lo practicamos de manera cotidiana. Entre ellos, eliminar el stress y la ansiedad, así como potenciar un mejor rendimiento intelectual.

No obstante, cada persona tenemos la actividad con la que nos sentimos más a gusto. Y ya que hablamos de prioridades, quizás esta sea la clave; ¿que prioridad le estoy dando?,¿Era algo que hacía y poco a poco he ido dejando? ¿O en cambio es una actividad nueva que afronto con ganas e ilusión?. Creo que es imprescindible darse tiempo para chequear las sensaciones y darnos claridad en este aspecto antes de pasar a la acción.

Una vez que he explorado y tengo claro que quiero hacerlo, toca organizarse y empezar a gestionar las prioridades. En esta etapa, quizás tengamos que comunicarle a nuestra pareja la decisión de realizar esa actividad para que esté en sintonía con las tareas en el hogar, o bien para que cuadre con el resto de prioridades. Este puede ser un momento clave, voy a facilitarte dos ejemplos de una situación hipotética para que veas las diferencias al usar el lenguaje de la CNV;

1- “Cariño, este jueves por la tarde me voy a hacer ejercicio, no cuentes conmigo para ir a comprar”

2- “Cariño, he tenido una semana con mucho trabajo y me siento estresad@. Necesitaría hacer algo para despejarme un poco la cabeza, y he pensado ir a correr este jueves por la tarde.

Te lo digo porque habíamos quedado en ir a comprar y se que es importante para ti que te acompañe. Crees que podríamos organizarnos de manera que vayamos en otro momento y así poder entrenar?

Como ves, la segunda explicación solo es un poco más larga, pero contiene toda la información necesaria para comunicarlo en clave de sentimientos y necesidades. En la parte final, formulamos una petición ofreciendo una posibilidad alternativa.

Hasta aquí, hemos visto la importancia que tiene comprender e interiorizar el cuidado de mi espacio personal, también cómo resolverlo y comunicarlo con autenticidad. Esto va a facilitar a la otra persona poder empatizar con nuestras necesidades, y en consecuencia, lograremos tener una mejor salud emocional en la pareja.

close

¡Apúntate a la Newsletter!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.